Yoga Energético.

Un Yoga para sentirnos mejor. La energía fluye por el cuerpo siguiendo unos recorridos específicos, como ajetreadas autovías que distribuyen el tráfico por una ciudad. Nuestro objetivo es que el tráfico fluya con suavidad por todo el sistema.

Ejercicios fáciles para la vitalidad

Los ejercios del Yoga de Polaridad están basados en el concepto de mover la energía. El Yoga de Polaridad dispone de ejercicios fáciles para potenciar, equilibrar y facilitar el flujo ejergético natural. Se trata de posturas y movimientos simples que ofrecen resultados tangibles. Miles de personas han disfrutado sus beneficios, cambiando la tensión y el estrés por un poder relajado y dinámico.

Postura de la pirámide. Trabaja el elemento Tierra.

El Yoga de Polaridad no son solamente meros ejercicios.

Vamos a comprender que el Yoga de Polaridad es una herramienta excelente como experiencia para la comprensión y desarrollo de una vida en si misma más completa, más fácil. No es exclusivo, se encuentra al alcanza de cualquiera, lo único que necesitamos es practicarlo.

La clave está en la energía.

El concepto de la energía es muy abstracto. Tenemos aparatos para medir la energía y clasificamos esa energía dependiendo de su fuente de origen, o de sus cualidades, etc. Con la Terapia de Polaridad es algo parecido. A través de nuestro cuerpo podremos empezar a sentir clases de energía. Recorda que nuestro cuerpo es la base de la experiencia, así que nuestro cuerpo será nuestro vehículo y nuestros sensores para medir. La práctica hará que estos sentidos cada vez sean más finos.

Constancia, duración y elevación.

El Yoga de Polaridad se queda corto si lo conviertess en una acción esporádica o sólo en momentos puntuales, al hacerlo de manera duradera, con constancia y con cierta mirada de “elevación” lo que obtendrás será evolución de carácter duradero. Yo sólo puedo hablar de mi experiencia y así ha sido.

La riqueza de sensaciones es enorme y esto puede que te disponga en orden o en desorden. Adquirir conocimiento para el viaje es mejor. 

La Totalidad.

El Yoga de Polaridad es sencillo, complicado, armonioso y espectacular. Aprender a hacer Yoga de Polaridad es aprender a estar unido con la vida, es aprender a vivir más cerca de un estado de Totalidad.

La Totalidad no es más que lo opuesto a la fragmentación. En la vida continuamente fragmentas es la manera de relacionarte con el entorno. La totalidad es estar unido a lo que te rodea. Un estado de apreciación mucho más relajante y más beneficioso para la vida. Desde esta etapa de percepción de la realidad que acontece la relación con el factor tiempo pierde su ciclo rítmico insonoro, me ocupo y no me preocupo. Las grandes medallas las da la experiencia.

Lentitud y conocimiento.

Como te estarás dando cuenta el Yoga de Polaridad no sólo requiere de la acción llevada por el practicante de Yoga de Polaridad sino que es mejor si el proceso es lento y si adquieres conocimientos. Quien desee profundizar en estos conocimientos dispone de libros o de escuelas para ello. Mi labor sólo es divulgar el Yoga de Polaridad. Para ello realizo seminarios intensivos con algunas charlas sobre los campos energéticos. Estos conocimientos te van a llevar a comprender mejor la experiencia del Yoga de Polaridad.

Fe o no fe.

En algunas clases que he impartido me he encontrado con frases como “es que yo no creo”. No hace falta creer, no hablo de eso, no hablo de hacer actos de fe, hablamos de escuchar, de aprender el manejo de herramientas internas en campos energéticos que nos son medibles por aparatos científicos pero que tampoco requieren de un acto de creencia. Aprender alemán en siete días es difícil, casi imposible.

La atención y la honradez.

La atención requiere de trabajo y mi nobleza y sinceridad conmigo mismo requieren de duración y constancia. Los matices cada vez serán diferentes y los logros mejor integrados.